Sínodo General de la Iglesia Gnóstica

By on agosto 14, 2017

Es la reunión internacional de los Obispos Gnósticos de las Iglesias Nacionales de los países que hacen parte de la FEDERACIÓN DE GRANDES LOGIAS SOBERANAS DE MENFIS – MIZRAIM – Soberano Santuario General. Este poder supremo y soberano regula las actividades y perfila en materias de enseñanza todo aquello que se trabaja en las Iglesias.

Normalmente, quienes ingresan a esta instancia de nuestra FEDERACIÓN son Iniciados de altos grados de Menfis – Mizraim y del Martinismo. 

La Iglesia Gnóstica sigue de forma rigurosa los conocimientos del Gran Maestro Jean Bricaud (Obispo Tau Johannes) quien reunió en ella una hermosísima doctrina por medio de la cual los Adeptos se adentran en la contemplación de los que ES como una forma de acercarse a lo Divino. Los pasos del Hermano gnóstico lo hará encontrar que en ella se contienen el conocimiento legado por los Maestros de la antigüedad gnósticos del Medio Oriente de las épocas pre y cristianas (Egipto y Medio Oriente), del gnosticismo cristiano cátaro y Templario (Francia medieval), así como del rescate de estos conocimientos para el resurgir de esta sabiduría que ilumina a la humanidad en este siglo XXI desde este faro de luz espiritual.

El Maestro Bricaud fue el gran mentor de la unificación del Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim, la Orden Martinista y la Iglesia Gnóstica para que el Adepto pudiese completar una formación verdaderamente sacerdotal que lo llevara al encuentro con realidades Iniciáticas auténticas.

Es evidente que con el paso del tiempo hay quienes han pretendido reunir estas tres piezas de la Tradición Primordial y tratar de hallar sus grandes secretos, pero esto solo lo pueden encontrar quienes tengan el corazón limpio ante el Sublime Ojo de la Consciencia. Quien no esté preparado, nada obtendrá y jamás verá el camino correcto para encontrar el verdadero santuario de la Divinidad…

En esencia, los cátaros sostenían que el encuentro con aquello que trasciende la aparente realidad en la que se desarrolla el drama cósmico que la Divinidad ha permitido manifestarse, era su único y sagrado objetivo. Los “Maestros Perfectos” o sacerdotes cátaros vivieron para unirse de nuevo con lo que ES, con la verdadera realidad que se encuentra tras todas las apariencias del Universo manifestado. Los “Perfectos” podían ser hombres o mujeres, practicaban el vegetarianismo, el celibato y el rechazo por toda posesión material. En el reino de Languedoc cualquiera podía ser caballero y cualquiera podía unirse a los cátaros, lo cual marca un liberalismo de avanzada que terminó por provocar un nuevo crimen de la Iglesia Católica en contra de la humanidad.

La invasión de Languedoc propiciada por ella llevó al exterminio y destrucción total de esta sociedad que de haberse extendido por el resto de Europa seguramente hubiera cambiado al viejo continente para retornarlo a sus raíces Iniciáticas llegadas del Medio Oriente con los Templarios y otros viajeros…