Gran Logia Regular de Colombia de Menfis – Mizraim

Potencia masónica soberana espiritualista

Los designios de la Iniciación Masónica Egipcia

By on noviembre 20, 2017

Los Maestros Egipcios nos podemos equivocar y es posible que llegue a nuestros Templos alguna persona que no posee las calidades, el material físico, mental y espiritual para adentrarse en los Misterios que nuestros Ritos entregan.

Sin embargo, hemos visto que esta clase de individuos tarde o temprano son expulsados por el egrégor de sus Misterios, que en términos prácticos, son el influjo de la divinidad que rechaza o acoge. Y podemos decir que actúa más temprano que tarde…

Hay diversas organizaciones que pretenden ser cultoras de la vida espiritual de los Templos de Menfis y de los Misterios de Mizraim, pero es visible que ellas se rompen con el paso del tiempo en pequeños trozos sin poderse sostener. Se deshacen en las manos de quien no está señalado previamente para llevar estas responsabilidades. Esto pasa porque allí adentro está ausente el amor Divino que siempre mencionamos y que simplemente no obedece a unos u otros, y se ejercita en los lugares y en las personas menos esperadas.

Es así que la Iniciación Masónica, y en especial la Egipcia, no obedece a ninguna mecánica humana porque sus operaciones alquímicas se desarrollan al amparo del silencio y del secreto más absoluto. Los Grados y sus sucesiones de conocimiento son vertidos sobre el corazón que se enciende y se funde en un solo amor con el Amor Divino, aquel que se manifiesta en el NO – SER, en lo más sublime del Masón.

El Iniciado recibe de su Iniciador la potestad de conocer de acuerdo a su nivel de avance o evolución determinados asuntos de la vida alquímica. El Maestro hace hasta donde le es dado y permitido dar, pero es el espíritu Divino quien anima al ser humano que es recibido Iniciado que con ello es adoptado como un instrumento con alguna utilidad en la Gran Obra de la construcción de la herencia espiritual.

¡El espíritu sopla donde quiere y no está sometido a ningún juicio!


Deja un comentario