La Masonería Egipcia: Masonería antigua y de todos los tiempos

By on julio 13, 2020

La Masonería no es una sola, en su devenir histórico ha evolucionado en relación directa a las expectativas de cada grupo que ha visto en ella una u otra posibilidad de desarrollo.

Es así que se pueden encontrar cientos de perfiles masónicos. La sociedad siempre ha creído que los masones son todos iguales y que aspiran a lo mismo, sin saber exactamente a qué, y que sus rituales son todos la misma cosa; pero la realidad es que no hay nada más contrario a esas ideas: la Masonería tiene una enorme variedad de rituales y de perfiles ideológicos.

Lo hemos dicho en otras partes. Hay Masonerías de club, Masonerías republicanas y de lucha social, hay Masonería prácticamente confesionales cristianas, hay Masonerías que resaltan valores sociales sin mayores pretensiones espirituales, etc.

Hacia dónde va la Masonería Egipcia

La Masonería Egipcia es la Masonería antigua. Su esencia es aquella idea mística de todas las cofradías de Iniciados de todos los tiempos en las que se albergó el pensamiento de la trascendencia del espíritu y la lucha por entender la vida interior del ser humano para emprender un proceso de transformación.

Es obvio que el Adepto se debe al respeto por numerosos principios de la Orden puesto que es la única manera de comprenderla y tener progreso en la realización práctica de sus postulados. Tiene una doctrina muy especial, muy particular, que se ha conservado por siglos y siglos que logra emancipar de forma muy concreta al ser humano de sus errores y defectos.

Hay que aclarar que doctrina y dogma son dos cosas muy diferentes: el dogma se sienta en algún momento sobre bases no racionales. Nuestra doctrina, en cambio, se basa en una serie de conocimientos cuyo objeto es ayudar al Iniciado en su batallar cotidiano en contra de su lado oscuro, inconsciente, con la premisa de que es algo natural, algo espontáneo que siempre ha estado allí.

La doctrina es luz y vida, es consciencia operante y que genera procesos alquímicos que lentamente, pero con toda seguridad, permiten el crecimiento hacia una vida nueva; este nuevo estado es el encuentro con la espiritualidad. Ese lado oscuro retrocede poco a poco y puede tener diversas etapas que no pueden ser superadas con la simple colocación de un grado masónico de cualquier otro tipo: siempre parte de profundas reflexiones sobre la propia vida vista ella como expresión de la naturaleza misma.

Por ello, Menfis – Mizraim jamás es refugio de fanáticos religiosos o de formadores de sectas pseudo místicas usadas para la manipulación de las comunidades: justamente hace lo contrario porque su espíritu ancestral choca con todo pensamiento obtuso y cerrado, y además, nunca pretende ser utilitarista en ningún sentido. El Adepto de nuestra Orden cada día más es un libre pensador que encuentra certezas en el fondo de su corazón que modifican su pensamiento mediante el desprendimiento de taras, de cargas y lastres que no le permiten elevar su conciencia.

El Adepto va mucho más allá de la fe ciega a una fe informada y consciente.

Lo que se inicia

La Logia de Menfis – Mizraim es una matriz, lo hemos dicho, en la que la vida psicológica de un Adepto es revisada por su poseedor de muchas formas nuevas, lo cual genera en ocasiones fuertes reflexiones sobre aciertos, errores y trabajos por desarrollar. Es una labor personal que es apoyada por el colectivo de muchas formas, incluso a veces, sin una palabra, solamente por medio de la compañía y la certeza de que hay más personas trabajando en la misma dirección.

También es de relieve que el Adepto es consolado si se somete a deliberaciones profundas sobre su propio ser. El paso de asumir el proceso de maduración por medios propios nunca es sencillo, pero para eso es la Logia, para permitir cierta seguridad y acompañamiento pues se puede pensar que se está solo en esa lucha en contra de todo aquello que nos ata a esta Tierra.

Pero con el tiempo el masón egipcio logra descansar y liberase: el pasado se vuelve una escuela de aprendizaje, el presente una oportunidad para desarrollar las tareas de importancia y el futuro ya no es más algo que preocupe demasiado.

Estos fundamentos Iniciáticos vienen de la más remota antigüedad y hacen parte del entramado del Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim en sus diferentes estancias y escenarios. De hecho, la Masonería Egipcia es la Masonería antigua en su más auténtica expresión y su estudio y comprensión, aunque lleve años, es un viaje espiritual hermosísimo. Por ello decimos que lo se inicia con el ingreso a la Orden es una exploración hacia la más ignota interioridad del nuevo masón egipcio.