Ideas sobre la regularidad

By on diciembre 18, 2019

La famosísima regularidad masónica no es sino una creación absolutamente arbitraria sin antecedentes y sin ningún real asidero: las grandes corporaciones medievales tenían mucho de regulares, en el sentido moderno de la palabra, si hablamos de que tenían el respaldo de la Iglesia Católica y de las familias reales en distintos puntos de Europa, como Francia Alemania y Escocia, y allí hubo grandes logias de constructores, cuando el asunto era tallar la piedra y desarrollar grandes proyectos arquitectónicos.

Lo que ocurrió en Londres 1717 fue una pésima imitación de todo ello y además, las conocidas cuatro logias reunidas, de las cuales solamente había nueve miembros en total, NO tenían ninguna regularidad previa en el concepto actual de la palabra, y, además, jamás se supo en qué logias fueron iniciados, y bajo qué régimen, que Rito, qué rituales, qué Templo y qué tipo de procedimientos en general. O sea, sin antecedentes conocidos. NO había un mínimo reglamento procedimental de ningún tipo aunque luego fue escrito, pero inicialmente, NO había nada.

Incluso, estos fundadores desconocieron que las verdaderas grandes logias sí tenían mujeres entre ellos y que su concurso fue muy importante en la vida comunitaria de estas corporaciones. Ni siquiera el pastor Anderson era masón cuando sucedió la fundación, un profano con investidura sacerdotal, un religioso que según la costumbre que luego se instauró en la logia inicial, encomendaba los trabajos a la divinidad. Luego debía retirarse. Este profano fue quien escribió las primeras Constituciones que llevan su nombre y ahí es de donde surge la pregunta: ¿un profano escribe las Constituciones de la Masonería? Para ello recibió la encomienda de viajar por Europa recogiendo las constituciones de las antiguas grandes logias y afirma un investigador medievalista que como misión tuvo destruir las demás constituciones para hacer parecer como algo original tal fundación de la Gran Logia de Londres*.

La regularidad es una postura arbitraria sin precedentes

Así que podemos cuestionar incontestablemente la legitimidad de la Masonería conocida como  organización auto denominada regular y que califica a todas las demás organizaciones masónicas como irregulares, o sea, que se abroga un derecho casi que divino y humano al que no le puede oponer ningún argumento.

Vamos a admitir algo y es que la forma en que funcionó otorgó una idea que luego fue utilizada por cientos de logias de gentes ya no canteros sin que el contenido de sus trabajos pudiera ser controlado por los fundadores originales. Crearon un vehículo que ha servido para muchas cosas, en realidad.

Lo primero que lograron los nuevos masones fue la movilidad social para mucha gente pues los pequeños burgueses ingleses tuvieron acceso a la gran burguesía e incluso a tener contacto con la nobleza. Ese objetivo se cumplió. En segundo lugar, fue un excelente órgano de penetración en las colonias y en todos los países en que el imperio británico tenía intereses. Por este medio conoció a los lugareños iniciándolos en sus logias. En tercer lugar, logró penetrar y mantener alineados ideológicamente a todos sus adeptos con la convicción de que la única Masonería posible y legítima era la inglesa con sus landmarks y demás, a lo que jamás ningún masón podía contestar sin correr el riesgo de ser expulsado. De hecho, que un masón inglés vaya a otra logia no reconocida o «no regular», es un acto de subversión, un acto de traición a los juramentos y tanta cosa.

A lo que podemos darle alguna validez como invención es al cascarón, la forma desechando muchas cosas con todo cuidado del contenido que ya hemos descrito, pues esos objetivos iniciales sirvieron en otros países y medios para lo mismo con intereses politiqueros y de abordaje de manipulación del poder de los estados como objetivo deseable. Aún hay quien dice que la Masonería es la búsqueda del poder por el poder, pero sin objetivos concretos (hay muchas versiones peregrinas sobre los fines de la Masonería que dan vergüenza, realmente). Reiteremos que no era del todo de la autoría de los fundadores pues los grados o niveles de experticia en la antigüedad también tuvieron alguna relevancia en la vida de las corporaciones medievales y eso marcó la fundación  de alguna forma.

Pero, así las cosas, lo que tenemos es que la regularidad es realmente un tema arbitrario, inventado, en donde un grupo de personas se va a tomar cerveza a una taberna y decide refundar la Masonería como una entidad de corte pequeño burgués que tuvo sorpresivamente un gran éxito posterior. Lo cierto es que la Masonería inglesa no se puede abrogar ninguna regularidad porque tampoco la recibió de ninguna otra Logia que existiera previamente. No existe ese documento que lo acredite. No es heredera, no es el hilo conductor de alguna otra organización: simplemente apareció y  se abrogó el derecho de emitir documentos de fundación de otras logias y/o grandes logias…

Lo que hubo en la antigüedad fueron grandes logias cuyos miembros eran educados en signos y tocamientos para poder viajar por la Europa de los constructores. Rasgos de identificación, algo así como una regularidad y un nivel de experticia definido por el tipo de signos que podía hacer tal masón. Pero qué diferente era el contenido de lo que se trataba en una gran logia de estas a lo que se trata hoy en día, eso es lo que diferencia a la regularidad antigua a la actual.

La logia especulativa vs. la logia operativa

A los masones ingleses se les ocurrió llamarse especulativos con la sincera idea de enviar al tonel de la basura a los operativos y hacer ver a los modernos masones que su existencia es algo muy especial no superado jamás por ninguna otra organización en la historia. Eso es falso.

Los grandes maestros de la antigüedad lo eran de la alquimia espiritual y si no, que se estudie las tallas de piedra en las que las famosas gárgolas de las grandes catedrales europeas, lo cual es una increíble muestra de su sabiduría. De hecho, tuvieron algo que no tuvieron los modernos y fue el contacto directo con la Orden Templaria y con personajes enigmáticos cultores de secretos y conocimientos esotéricos hoy tan ignorados por tantos masones modernos…

En la logia moderna cualquier cosa puede ser Masonería porque muchos ignoran la enorme construcción ideológica que hubo en el continente europeo cuando sobre ella se vertieron todo aquello verdaderamente Iniciático, trascendente, de búsqueda de los resortes que movieron a los antiguos constructores del Templo de Karnak, de Salomón, de la gran catedral, cosas hoy tan ignoradas y tan poco estudiadas.

Los antiguos no ignoraron la vida espiritual de sus adeptos y de eso hay evidencia. Los modernos tienen ya muchísima información pero no son muchas las logias que se ubican en el escenario en el que el masón evoluciona, en el que renuncia a sus vicios conscientemente y renuncia al utilitarismo, al materialismo, etc. Eso lo hacían los antiguos, los medievales y nos preguntamos ¿que porcentaje de los modernos lo hacen ahora?

Es triste decirlo, pero es una verdad que destruye a la Masonería inglesa desde adentro e incluso a otras más porque tiene muy poco sentido su existencia sino es un real vehículo de redención social y espiritual. Las grandes logias pequeñas espiritualistas crecen y las grandes y enormes grandes logias pierden su gente de manera muy rápida. En países como Estados Unidos se ha pasado de 5 millones de masones hacia 1945 a menos de 2 millones en la actualidad. Las logias están llenas de gente mayor porque la gente joven no se interesa ya en estas organizaciones. Hay mucha información disponible en  la Internet y la gente no se inicia porque fácilmente puede ver desde afuera que muchas logias son clubes sociales.

Desafortunadamente, no son muchas logias modernas vehículos para la liberación espiritual de la gente, no tienen las respuestas a muchas inquietudes de la humanidad de este tiempo… Hay ignorancia sobre estos temas porque muchos se quedan con el escaparate y no exploran las profundidades de la Masonería, la que está siempre ahí para quien quiera trabajar y tenga la necesidad de su superación espiritual y existencial.

Lo qué hay en el interior de una Logia

Y en relación a lo que ocurre en una Logia, con respecto a la seriedad de lo que se hace en ella, no hay jamás una garantía de lo que una persona puede hallar en tal o cual agrupación. Hay una enorme variedad de estilos, y de gentes, y casi que cada grupo de personas le da un carácter o «personalidad» que surge de la convivencia y de la cultura de sus adeptos. Se emiten grandes ideales que son seguidas por unos y burladas por otros, es la verdad.

La regularidad también tiene que ver con un perfil en cuanto a lo que se desea cultivar o «educar» a los neófitos. Ello tiene una determinada dirección de acuerdo a la ideología general de la logia y del Rito, pero esto puede ser muchas cosas diversas. Uno de esos grandes temas son los Landmarks, o marcas de tierra, de los que el masón no puede salirse y de lo que hay montones de versiones que parecen surgidas de un profundo desprecio por las mujeres, los esclavos y otros…

 En la actualidad, las versiones imperantes del perfil ideológico de muchísimas logias es prácticamente ateo porque se habla de un racionalismo a ultranza en el que no cabe una discusión sobre la herencia medieval de los masones católicos, verdaderos constructores de catedrales, abadías y castillos, quienes eran perfectamente deístas cuando no teístas.

En América Latina, una Masonería profundamente diferente a la europea y anglosajona, que se denomina inglesa por sus patentes de origen, se parece mucho más a la Masonería francesa que es totalmente atea en su compendio de ideas, pues también está prohibido hablar de Dios o política en logia. Solo se cumple la primera porque una vez finalizada la reunión de Templo, muchos masones se van a manteles a componer la vida política de sus países, además, porque hay incluso ministros de Estado entre ellos y altos funcionarios públicos, sino hasta el mismísimo presidente. La política mueve a la Masonería inglesa en A. Latina y es por eso que en la actualidad pierde día a día buena imagen y adeptos. Mucha gente entra y ve este tipo de cosas, estilo club social, y se retira prontamente.

La vida iniciática perdida

 Es un proceso irreversible. Muy pocos masones recuerdan y viven de forma real haber sido iniciados en el Templo de Salomón, un Templo de la sabiduría replica de Karnak, se reitera

O sea, es un Templo en el que en teoría se debería estudiar todo el tema judeo cristiano y la herencia egipcia desde la perspectiva iniciática, lo cual debería ser reforzado por la realidad histórica que nos dice que los canteros medievales eran casi que órdenes religiosas, cuando no eran dirigidas y compuestas por sacerdotes católicos.

 En esas órdenes antiguas la contemplación de la Divinidad era lo principal, era su norma, y los grandes arquitectos eran sabios personajes capaces de entender un conocimiento ancestral que incluso pudo tener temas como el pensamiento griego, latino, la tradición egipcia copta, el mundo gnóstico, etc.

El camino de occidente, la oscuridad, hacia oriente, la luz, se pierde y se diluye la idea de que el ser humano vaya de su oscuridad interior hacia la luz que ilumina todo su ser, o sea, lograr disipar las tinieblas interiores y entender profundamente o por lo menos, tener una versión aceptable, de la composición esotérica del ser humano, él mismo. Esto debería ser el objetivo real de toda orden masónica y en teoría en todas partes se enuncia, lo que no es buena noticia es que difícilmente hay método o la idea de un método para esto y la comprensión de que los enemigos del ser humano también están presentes en todo masón.

Iniciarse es justamente comenzar un camino hacia la intimidad de la propia vida espiritual y del conocimiento del propio ser. Es iniciar el trabajo de superar la propia ignorancia con la idea de que es una tarea permanente y que jamás se podrá detener hasta el última día de vida… Es un compromiso indeleble con el propio progreso guiado hacia la más alta espiritualidad.

Toda Masonería invita al conocimiento del rosacrucismo (Orden que legó grandes ideas a la Masonería), de la kabbalah, de la alquimia medieval, de la astrología, de la gnosis mediterránea , del cristianismo primitivo, etc. La historia de Dios y el origen de las ideas políticas deberían parte de su itinerario de vida, muy al contrario de lo que se plantea de prohibir la discusión sobre estos grandes temas. El masón debe ser una especie de arqueólogo y sociólogo y la logia un laboratorio de observación que debe ser lo más objetivo posible.

Si esto no está en el centro de la logia, pues qué tristeza porque lo demás son temas accesorios que ya hemos definido en otros escritos.

____________

  • Christian Jacq. La Masonería, historia e iniciación

Deja un comentario