Gran Logia Regular de Colombia de Menfis – Mizraim

Potencia masónica soberana espiritualista

El temor a los secretos y realidades de la Masonería espiritualista

By on septiembre 6, 2017

Se ha especulado ampliamente sobre lo que hace y no hace la Masonería, sobre sus secretos y su papel social real. Montones de libros se han escrito con la finalidad de “descubrir” finalmente la verdad y lo que cierto es que han producido más confusión que respuestas claras.

Por ello, hemos trabajado este tema desde distintas ópticas en nuestra página web, pero en este escrito nos dirigiremos a quienes no son masones y desean obtener una visión más concreta de lo que puede esperar en nuestra Orden en particular y dejaremos que cada entidad masónica haga lo propio. No todas las Masonería son espiritualistas y eso hay que aclararlo para que quienes nos puedan leer no se llamen a equivocaciones.

La Masonería del Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim

En la Orden de los Ritos Unidos de Menfis – Mizraim, reunida internacionalmente en la FEDERACIÓN DE GRANDES LOGIAS SOBERANAS DE MENFIS – MIZRAIM – SSG, nuestra labor se dirige a vivenciar el espíritu esencial, la sabiduría ancestral Iniciática de todos los tiempos, que nuestros antecesores han depositado en sus prácticas ceremoniales y ritualísticas como legado para los habitantes de este tiempo y generación.

Nuestra Orden busca siempre que sus miembros lleguen a un proceso de expansión de la consciencia por medio de sus estudios y reflexiones. Cuando alguien llega se le hace evidente que nuestra Masonería no pretende hacerle daño a nadie o confundir al adepto con ideas extrañas a su propia formación cultural.

Es claro que somos una Orden porque sí tenemos una serie de reglas o normas por medio de las cuales nuestros masones logran una relación armónica entre sí frente a la Institución externa. Y a través de ello, entran en contacto con la sabiduría que los Maestros del Pasado nos legaron en sus escritos, en sus indicaciones rituales, etc. Esto último hace parte de una sensibilización que se transmite a través de ceremonias cuidadosamente preparadas para informar a los Masones de lo que la historia de la sabiduría le quiere entregar en los rituales y de aquel conocimiento que se debe adquirir a través del estudio, la meditación y la reflexión constante.

En nuestra Orden nadie se impone o extralimita su comportamiento para obligar a los demás miembros a nada. Las personas libremente admiten participar en las Ceremonias que no implican un riesgo para la vida, la dignidad humana o la libertad de criterios y de creencias.

El Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim trabaja constantemente por encontrar en todas sus acciones el respeto por la vida, la dignidad humana en todos los escenarios, sin entrometerse en política o asuntos sociales, y trabaja en todo momento por enriquecer al Hermano Iniciado en sus ideas y conceptos para que construya un pensamiento mejor informado sobre todos los temas posibles con total libertad y autonomía porque NO TENEMOS dogmas.

También, nuestra Orden no obliga a creer en una idea de Dios en particular. Lo que hace es adentrar al Hermano en el estudio de las ideas de la deidad que la humanidad ha concebido por siglos desde la más remota antigüedad y que ha forjado en sistemas de creencias que bien la pena investigar. O sea, no se entrega al dogma, como lo hacen las religiones, sino todo lo contrario: se busca descomponer en sus elementos constituyentes el origen de las religiones y del pensamiento místico.

El Masón puede contemplar el pensamiento más antiguo e inicia un recorrido que lo lleva a analizar en profundidad su propia idea de la divinidad, sin que ello signifique ir hacia el ateísmo. Muy al contrario, Menfis – Mizraim es un Rito masónico muy deísta y todas sus invocaciones son hacia Dios en primer lugar, sin que la idea en particular sobre Él de cada Masón sea perjudicada o criticada.

Por supuesto, un ateo con su idea de la inexistencia de un principio superior no tiene nada qué hacer en nuestra organización. Para él hay otras organizaciones y formas de ver la Masonería que no mencionaremos aquí, pero no somos nosotros quienes trabajaremos por sacar a alguien del ateísmo. Simplemente, respetamos esa condición pero obviamente no la compartimos porque de entrada, exigimos la creencia en la existencia de un principio superior y de la inmortalidad del espíritu y hasta allí llega nuestra dogmática, si es que se le puede llamar así.

Es así como nosotros descartamos de plano a todo ateo.

Nosotros siempre vamos en pos de aquellos buscadores sinceros, abiertamente deístas, capaces de tener el valor de buscar una vida espiritual seria y que les permita construir alrededor del deísmo, de la búsqueda espiritual, nuevas formas de relación consigo mismo, con el universo y con la idea de Divinidad que se tenga.

Es claro que los fanáticos religiosos tienen muy poco qué hacer con nosotros porque nuestras investigaciones no descartan la ciencia moderna o antigua sin la fe ciega. El fanatismo religioso e incluso político están descartados de nuestra vida institucional de plano porqueuna persona de estas características es de naturaleza inflexible, con muy poco espacio para el cambio, para la reflexión.

Por último, en nuestra Orden el objetivo más deseable es que cada cual entre en lo más profundo de sí mismo y que logre entender que la sociedad moderna ha abolido todo estudio sobre la espiritualidad y que somos justamente una Masonería que llama la atención sobre ese grave asunto: a pesar de que hay muchas informaciones en las redes sociales y en la Internet, mucha de esta información no está correctamente construida y no tiene en su fondo ideológico una estructura, un método o formas que ayuden a la gente. Más bien, creemos que es lo contrario y la humanidad se debate en grandes confunsiones.

El Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim es una increíble y hermosísima construcción que es patrimonio de la humanidad. Por serlo, nuestra misión es siempre desarrollar la labor de compartirlo con aquellos quienes sienten el llamado al trabajo espiritual serio.

Es muy importante decir que quienes llegan a nuestras Logias no tienen nada qué temer porque somos cultores de la vida, defensores de los derechos humanos y fundamentales de la humanidad por esencia y estatutos.


Deja un comentario