El Supremo Consejo del Grado 33° Constant Chevillon y la Masonería de Menfis – Mizraim

By on abril 22, 2019

Los Grados Filosóficos de nuestro Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim, más conocida como la Masonería Filosófica, son muy similares en su forma exterior a la estructura de los grados filosóficos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado -REAA. Esto pasó porque los Hermanos franceses e italianos, cultores de los Ritos de Menfis  y de Mizraim, valoraron como importante la incorporación en su escala o estructura de grados los grandes avances logrados en la Europa continental en cuanto a la condensación de indicaciones puntuales masónicas contenidas en el REAA que luego de ser difundido por la Europa continental en el curso del siglo XVIII, fue nuevamente enriquecido con la Tradición Iniciática conocida como egipcia. O sea, cuando llegó a Estados Unidos a comienzos del siglo XIX fue reformado y cuando llegó  de nuevo a Europa fue de nuevo modificado para albergar contenidos de mayor profundidad espiritual y esotérica.

Y hay que hacer la aclaración para evitar la confusión: si bien hay mucho parecido exterior, nuestro Rito en muchos escenarios es también similar al Rito de Joseph Cerneau (evolución del Rito de Morin), pero definitivamente, mucho más esotérico y espiritual en los fines que siempre ha buscado. De igual forma, tiene raíces en el Rito de los Filadelfos de Narbona, en el de los Arquitectos Constructores Africanos, en el de los Filateles, etc.

Muchos de los grados del REAA pertenecieron a diversos cuerpos o estructuras de Masonería Filosófica europea en el curso del siglo XVIII como patrimonio de los Hermanos de diferentes corrientes de pensamiento masónico y es de allí que se toman en su primitiva esencia, y no de las formas y contenidos que les fueron impresas durante el siglo XIX. Esto ya es una profunda diferencia. Los masones de la Corte de Federico el Grande de Prusia lo que hicieron fue una reunión de grados escogiendo aquellos de mayor importancia a su criterio para formar un sistema que permitiera conocer mejor la tradición masónica. Eso fue lo que Esteban Morín trajo a América, pero es siempre fundamental recordarlo porque la Masonería de los Grados Filosóficos no apareció en Estados Unidos, sino en Europa continental, ni siquiera en Inglaterra. Y ni qué hablar de los aportes de la vieja Escocia a la que tenemos que apartar de lo que ocurría en su vecina Inglaterra.

La vieja tradición templaria, que tiene mayor arraigo alemán y escocés por ser allí a donde llegaron muchos caballeros de la Orden de los Caballeros Pobres de Cristo – Los Templarios,  es una base importante de la Masonería Filosófica y las referencias a la investidura en la esta forma de caballería es una indicación de que esta misteriosa orden sabía mucho más de lo que la historia le ha atribuído.

De todas formas, la distancia que se ha tomado entre el Rito Antiguo y Primitivo de Menfis – Mizraim y el REAA es evidente y se basa en que los Maestros que elaboraron los Ritos Egipcios van a la fuente constructora de la Masonería, culturas como la religión egipcia, el esoterismo judeo – cristiano, el eje esotérico greco – romano, la gnosis alejandrina y mediterránea en general, el rosacrucismo, el esoterismo de las grandes catedrales y las cofradías o logias de constructores,  la tradición templaria, entre otros, que hemos mencionado muchas veces, son las grandes escuelas Iniciáticas de todos los tiempos, y desde ellas, permite nuestro Rito que el Iniciado pueda recorrer un venturoso y hermoso viaje por todo ello por voluntad de nuestros Maestros el Pasado.

Debemos decir que en algunas de las formas rituales de la Masonería anglosajona (Los Antiguos y Modernos Masones de Londres y los Supremos Consejos) existen referencias directas al deísmo, a la evolución del alma humana y otras cosas que fueron el resultado de la semilla que proviene de las fuentes de la antigüedad para crear la Orden. Ha sido lamentable, por supuesto, que con el paso de los siglos lo original tome otros caminos que han construido laberintos insalvables para los masones de buena voluntad que desean un discurso claro y directo sobre el desarrollo de su vida espiritual y que cualquier cosa se vuelva “Masonería”.

Siempre señalaron los Maestros de Menfis – Mizraim que la Masonería sin su vida espiritual y sin el análisis y estudio de las escuelas esotéricas que la animan es un cascarón vacío, sin alma y sin la vida que los Maestros que la concibieron quisieron imprimir en ella.

Para nosotros, la Masonería de Menfis – Mizraim es mucho más que la práctica de ciertos valores exteriores y sociales para cada grado. ¡Los rituales de Menfis – Mizraim son una referencia indudable dentro de lo cual se encierran secretos del espíritu mismo!

Es también una escuela que debe tener un Maestro de carne y hueso porque la Iniciación real se da por cuenta de la transmisión de las vivencias espiritualistas, humanas al fin, de quien ya ha vivido el ser Masón Egipcio.

Nuestra Masonería fue hecha para mucho más que conocer el arte y/o la ciencia de gobernar a la Humanidad. Para muchos supremos consejos tanto anglosajones como franceses se debe trabajar el poder político profano y la evolución social como eje central de los altos grados masónicos. Desgraciadamente, se convirtió más en una escuela que entrega trazos de ciencias políticas y sociología en un entorno que así deja de ser un espacio sagrado para convertirse en un espacio profano con un ritual de encendido y apagado de velas.

Para los Masones de Menfis – Mizraim los temas de los altos grados son temas de alta iniciación, como lo fue para los Maestros del Pasado.

Cómo se gobierna profanamente nunca fue un objetivo primigenio de la Masonería y no lo será para Menfis – Mizraim jamás: esto es una degradación de la Orden Masónica primigenia desde antes de su arribo a las tierras tomadas por las culturas anglosajonas en donde se le dio un dramático giro de inspiración protestante y se le despojó de sus elementos iniciáticamente más genuinos.

Decimos todo esto para que se pueda ver que muy a pesar de que apreciamos mucho a nuestros Hermanos de todos los Ritos, alguien les tiene que anunciar que el despojo de la vida espiritual de la Masonería es una tragedia universal que ojalá pueda revertirse porque la humanidad sí necesita de personas muy bien formadas para muchas cosas, pero no para la toma del poder…

Hoy en día existen las ciencias sociales y las instituciones de educación superior que preparan excelentes politólogos, sociólogos y demás profesionales, que podrán desde la ciencia, trabajar y concebir las mejores estrategias para la dirección acertada de los intereses de humanidad. La Masonería genuina no debe dedicarse a esas lides porque se desnaturaliza, se profaniza.