De la identidad de la Masonería Egipcia en Colombia

By on mayo 29, 2016

juicio-final-egipcio

La Masonería de los Ritos Unidos de Menfis – Mizraim en Colombia tiene perspectivas muy claras en las que nuestros adeptos, aspirantes y amigos pueden confiar.

Nuestro Trabajo se basa en las líneas Iniciáticas sin ninguna duda y en un profundo amor por el feliz encuentro de una espiritualidad a la que abrazamos con la mayor satisfacción y resolución. 

Pero resulta necesario saber que no aceptamos algunas situaciones: entre otras cosas, que rechazamos la participación de nuestras organizaciones en política y en configurar a nuestro gremio como una forma social religiosa. No somos confesionalistas ni políticos ni religiosos porque por principios debemos ser respetuosos de las actividades que tienden a regular la vida de las personas en estas materias.

Aunque es imposible abstraerse de lo que pasa en nuestro tiempo en este mundo, somos observadores de la realidad y de la actualidad de los devenires de la Humanidad y en ello vemos que esas dos grandes vertientes culturales – la política y la religión – son elementos de una evolución inacabada que, lejos de haber logrado la perfecta concordia social, en muchas ocasiones generan graves situaciones de deterioro para la consciencia del colectivo humano. Pero no nos entretenemos en juzgar este tipo de situaciones porque ese no es el papel del actuar de la Masonería Egipcia en Colombia.

En nuestra identidad tenemos como principal misión encontrar la armonía y la paz en el interior de nuestros Talleres para que ellos sean matrices de esas vivencias para cada miembro y el colectivo, y nada más. En nosotros no se pueden encontrar posturas y ecos de las opiniones que nos comprometan en todo aquello que lesiona la evolución humana como las formas extremistas políticas y la corrupción de los gobiernos, los fanatismos religiosos y la lamentable existencia de la guerra como forma de dirimir diferencias sociales. 

Nuestra identidad es la paz, su promoción y conservación como nuestra forma de vida. Nuestra aportación social como entidad cultural llega hasta la formación y educación de nuestros Hermanos Masones y de quienes deseen acercarse a recibir de nosotros lo que podemos y deseamos compartir, lo cual se hace y se hará siempre en el marco del mayor respeto y fraternidad sociales.